BLOG

Pasaje Begoña y sus réplicas por todo el planeta

Ariel Nuñez. Director de GTMI Magazine.

Desde Argentina nos envía este escrito donde reflexiona sobre la importancia histórica, cultural y turística del Pasaje Begoña y de otros muchos lugares similares alrededor del mundo.

Hoy pareciera que hablar de represión y persecución al colectivo LGBT es casi algo extraño ya que afortunadamente en la mayor parte del mundo los derechos de todos los habitantes están garantizados, salvo excepciones en países Africanos y Asiáticos o países gobernados por dictaduras.

Pero para llegar a este respeto muchas personas perdieron todo, incluso su vida, por la represión social, jurídica y policial de los años más oscuros. En especial para las personas que se atrevían a ser ellas mismas, a oponerse a lo que se llamaba “la gente normal”.

Un claro ejemplo es el PASAJE BEGOÑA, en la maravillosa ciudad de Torremolinos, un lugar en donde las personas sin importar su orientación social se sentían libres, famoso y visitado por turistas de todo el mundo suponía para la dictadura reinante en la época un peligro para la “MORALIDAD” que pregonaban los que ostentaban el poder en forma ilegal y sangrienta.

Fue en Junio de 1971 el día de la gran redada que se llevo a cabo en el pasaje identificando a más de 300 personas, arrestando a 114 de ellas, deportando turistas, además de cerrar los locales del lugar.

Este hecho marco un antes y un después de la lucha por la igualdad en España y afectó al mundo entero. Casos similares se dieron en todas partes, en Nueva York en el bar Stonewall Inn, por ejemplo.

En mi país, Argentina, el colectivo LGBT se reunía en bares que eran sótanos en las grandes ciudades para no visibilizarse. Todas las dictaduras que sufrió mi fueron pretexto para la persecución implacable a gays, lesbianas y trans. Pero la última dictadura que sufrimos, iniciada en 1976 y que duró hasta 1983, fue más violenta con los integrantes del colectivo LGTBI. Hoy, al igual que en España, en Argentina afortunadamente se respiran aires muy distintos. Las personas más jóvenes tal vez hoy no entiendan como estas cosas podían pasar; pero era así, la lucha por los derechos y libertades logró en su día que hoy se respeten las formas de amar y de relacionarse. Y cada día nos toca seguir haciéndolo.

Pasaje Begoña es visto en el mundo como un ejemplo de visibilidad, de resistencia a esa persecución, por eso es tan importante su legado para las nuevas generaciones.

Desde esta humilde reflexión quiero homenajear a todas esas personas que desde 1962 hasta ese día trágico de la gran redada de 1971 fueron capaces de visibilizarse ante la sociedad de la época, hoy son vistos como auténticos héroes y heroínas. También nuestra gratitud a las personas que cada día llevan la historia de este lugar emblemático por todos los rincones del mundo.

Ariel Nuñez

Director GTMI Magazine

www.gtmimagazine.com

Deja un comentario