BLOG

LA IMPORTANCIA DE RECUPERAR LA MEMORIA LGTBI

Poner en valor la memoria LGTBI conlleva descubrir y valorar la vida de muchas personas que tuvieron que sobrevivir en un tiempo hostil y que nunca se vieron reconocidas en los libros de historia. Conviene recordar que nos encontramos con una pluralidad de situaciones personales que se tradujo en diversas formas de represión.

Es preciso trabajar día a día para la formación de quienes, en definitiva, tomarán el testigo generacional, para evitar que se repitan los errores del pasado. Por tanto, hay que seguir defendiendo los valores democráticos de libertad, igualdad y respeto a la diversidad. Es fundamental mirar al pasado para que en el presente y en el futuro sigan cabiendo todas las personas en una sociedad multicultural, respetuosa y diversa.

La “gran redada” de 1971 de Torremolinos y algunas redadas posteriores, impusieron nuevamente el orden moral y jurídico que propugnaba el nacionalcatolicismo, propio del régimen franquista. Este negro capítulo de nuestra historia nos recuerda que los derechos nunca son regalos, sino conquistas por las que es preciso luchar permanentemente.

Es igualmente necesario patrimonializar los espacios de libertad, como lo fue el Pasaje Begoña, pero también otros espacios de represión LGTBI que hasta día de hoy siguen, a pesar de las declaraciones, en un estado de abandono, como la cárcel de Huelva, en la que se concentró un buen número de homosexuales.

A pesar de la década de esplendor y libertad que vivió el Pasaje Begoña y la enorme repercusión que la “gran redada” tuvo en la prensa internacional, con sus nefastas consecuencias, es sorprendente el manto de olvido y silencio posterior a este período. Ni la memoria local ni la del propio colectivo LGTBI habían reivindicado hasta ahora este este importante capítulo de la historia.

Hoy las acciones realizadas por la Asociación Pasaje Begoña juegan un papel realmente importante para volver a construir un contexto de libertad en un período marcado por la represión. Recientemente, los profesores de la Universidad Pablo de Olavide han recibido la buena noticia de que les financiarán la continuidad de la investigación (hasta la fecha se había investigado sin ningún apoyo económico).

Este impulso a la investigación sirve de acicate para seguir trabajando y dar voz y luz y a las sombras y a los silencios que aún existen en la memoria LGTBI en la historia España.

La historia del Pasaje Begoña y sus protagonistas nos dejan un legado de grandes valores para la memoria del colectivo LGTBI, que nos permiten comprender quiénes somos hoy día:

  • Para la persona: Lo importante que es la aceptación y normalización de la sexualidad y afectividad. También la mejora que supone para la autoestima y la superación de conflictos. Y, por último, por destacar tres aspectos, lo importante que es conciliar la fiesta con la reivindicación de derechos.
  • En el entorno: El Pasaje Begoña nos enseñó que es posible reivindicar derechos incluso en una época hostil y represiva. También se demostró que la libertad y la diversidad generan riqueza económica y social, y dan prestigio nacional e internacional.
  • Para la sociedad en su conjunto: Supuso una toma de conciencia social sobre la importancia de la diversidad afectivo-sexual.

En el pasado, presente y futuro el Pasaje Begoña debe continuar siendo un lugar de referencia que sirva a las generaciones venideras como un sitio de culto, ese lugar que les permita descubrir lo que fuimos para comprender quiénes somos.

Deja un comentario